Ahorro de energía

Controla la calefacción de sus habitaciones y sus costes

Su casa es su entorno más importante: es donde come, duerme, se relaja y cría a sus hijos. En este sentido, conseguir una auténtica comodidad en cada habitación sin tener que regular constantemente sus termostatos es un pequeño milagro. Y esto puede provocar una temperatura no deseada y unos costes energéticos innecesarios.

Es importante que el termostato del radiador pueda medir la temperatura real de la habitación. Y por eso, hemos recopilado diez consejos que le ayudarán a obtener la máxima eficiencia con los termostatos de su hogar. 

Consejo 1: la ubicación es fundamental

El termostato de ambiente puede medir de forma más precisa la temperatura de la habitación si está colocado en un lugar adecuado: una pared interior, a aproximadamente 1,5 m del suelo. Así se consigue que el radiador proporcione una temperatura ambiente más deseable.

Recuerda mantener tu termostato lejos de la luz solar directa para asegurar una lectura más precisa.

Consejo 2: pase de los cables

Hoy en día, un termostato inalámbrico es la forma muy popular de hacerlo. Ofrecemos una amplia gama de termostatos programables inalámbricos que pueden regular automáticamente la temperatura ambiente cuando sea necesario.

Consejo 3: no cubras el termostato

No cubras ni tapes nunca el termostato con elementos que puedan impedir la lectura precisa de la temperatura ambiente. Entre esos elementos se incluyen las prendas de ropa, cortinas o muebles colocados sobre el termostato o delante de él.

La temperatura cerca del termostato debe ser la misma que en el resto de la habitación; para ello, procura que el aire circule libremente alrededor de este.

Consejo 4: utiliza todos los radiadores

Ajusta el control de temperatura de todos los termostatos de la habitación al mismo nivel. No ahorrarás nada apagando o bajando un solo termostato de la habitación. El resto de radiadores tendrá que trabajar más para calentar su hogar, lo que provocará una peor distribución del calor.

Consejo 5: establece los valores deseados y no vuelvas a tocarlos

Regulando constantemente los termostatos de ambiente no conseguirás ahorrar ni energía ni dinero. Regula los termostatos y deja que controlen la temperatura ambiente por sí solos.

Consejo 6: apaga mientras se ventila

Apaga todos los termostatos de las habitaciones que tengan que ventilarse. Cuando dejes de ventilarlas, vuelve a encenderlos con los mismos ajustes que tenían antes de apagarlos. 

Nuestros termostatos de calefacción inteligente se apagan automáticamente durante la ventilación para que ahorres energía y ahorres también en las facturas de calefacción.

Consejo 7: regula los niveles de humedad

Como norma general, ventila tus habitaciones todos los días, ya llueva o brille el sol. Los niveles de humedad en el hogar deben mantenerse entre el 40 % y el 50 %.

Consejo 8: cambiar cada 15 años

Si tus termostatos tienen más de 15 años, deben cambiarse. Nuestra gama completa de termostatos domésticos de bajo consumo es la mejor del mercado y está diseñada específicamente para satisfacer todas las necesidades de calefacción de tu hogar.

Consejo 9: baja la temperatura cuando viajes

Si sales de casa durante un largo período de tiempo, baja la temperatura para ahorrar energía.

Nuestros termostatos programables de calefacción inteligente pueden configurarse como protección contra las heladas o programarse para que entren en el modo AUSENTE cuando estés de vacaciones, para lograr una eficiencia energética óptima en el hogar.

Consejo 10: confort habitación por habitación

En Danfoss tenemos un lema: el verdadero confort en una habitación se obtiene cuando no hay que preocuparse de la temperatura. Y eso es exactamente lo que se consigue con los termostatos de Danfoss. Puedes programar la temperatura deseada para cualquier hora del día o de la noche, habitación por habitación, de manera que se adapte a la rutina de tu familia, al tiempo que ahorras energía y dinero.