Hacer frente a la pérdidas por agua no facturada con un mejor control de la presión

lunes, 4 de junio de 2018

Para reducir los niveles de no facturados, las empresas de agua deben concentrarse en el monitoreo continuo y la gestión de la presión en cada paso del sistema de distribución.

En la actualidad, las empresas de servicios de agua en países de todo el mundo están desperdiciando agua debido a sistemas de distribución de agua ineficientes. De hecho, el nivel promedio de agua no facturada es del 25-30%: agua que se pierde o nunca se factura debido a conexiones ilegales, sistemas de facturación inexactos, medición incorrecta, fugas, etc.

El problema de la pérdida de agua no solo se limita a los países en desarrollo: es un fenómeno global. Por ejemplo, en las ciudades de Oslo y Chicago, cerca de un cuarto del agua distribuida nunca llega a los contadores de agua de los clientes.

Una necesidad creciente de un suministro de agua sostenible y eficiente

La necesidad de un suministro y manejo de agua más eficiente y sostenible es cada vez más urgente. En más y más lugares, la creciente demanda de agua dulce simplemente excede el suministro de agua. De hecho, el 60% de todas las ciudades europeas con más de 100.000 habitantes no tienen un suministro de agua sostenible.

El agua es un recurso escaso y se estima que un tercio de la población mundial vivirá en áreas con estrés hídrico en 2025. A escala mundial, las Naciones Unidas estiman que el consumo de agua aumentará hasta en un 40% para 2030, lo que implica aún más presión sobre países y ciudades que ya se enfrentan al estrés hídrico.

Satisfacer una creciente demanda de agua reduciendo las pérdidas de agua

Debido al crecimiento en la población mundial, la urbanización y el patrón de consumo de una clase media en expansión, en dos décadas las demandas de agua, energía y alimentos aumentarán drásticamente. Esto causará un aumento del 40% en la demanda de agua dulce. Al mismo tiempo, la demanda de energía y alimentos aumentará en un 50% y 35% respectivamente.

El Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias estima que la extracción de agua para uso agrícola representa aproximadamente el 70% del consumo de agua a nivel mundial y, según WWF, la agricultura alimentada con irrigación proporciona el 45% de los suministros de alimentos del mundo. En comparación, los hogares solo representan aproximadamente el 10%.

Este uso intensivo en el riego significa que el agua subterránea se usa mucho más rápido que el agua nueva que se genera en las regiones agrícolas más productivas, como el Valle Central de California, la llanura del norte de China, el norte de la India y las Grandes Llanuras de América.

En el Valle Central de California, incluso en años con lluvias normales, se extrae más agua de la que se reemplaza. Solo aquí, los acuíferos tardarán al menos 50 años en rellenarse de forma natural, si el riego se detiene mañana. Por lo tanto, encontrar formas mejores de distribuir y manejar el agua es crucial para satisfacer la creciente demanda de agua, alimentos y energía.

Hacer frente al agua no facturada con la gestión de la presión

Cada vez más empresas de agua están buscando maneras de reducir el consumo de agua y la pérdida de energía mediante un mejor control de la presión y rompiendo el sistema de distribución en unidades más pequeñas o “áreas de medición del distrito”. Y a través de un enfoque holístico para la gestión de la presión en cada paso de la distribución del agua, se logran reducciones de agua no rentables eficientes.

En la ciudad de Aarhus en Dinamarca, la empresa local de agua Aarhus Vand está utilizando la gestión de presión y la medición de distrito para establecer nuevos estándares para un suministro de agua potable inteligente, sostenible y eficiente, y ha logrado un nivel de pérdida de agua de solo 6%.

Hacer frente al agua no facturada con la gestión de la presión

Leer más

  • Bombas de agua y presión - Danfoss
    Bombas de agua y presión

    Cerca de un tercio de la población mundial vive actualmente en zonas con problemas de escasez de agua. Danfoss tiene soluciones que pueden ayudar a las comunidades a reducir el desperdicio de agua, a ahorrar energía y a reducir la inversión en sustitución de canalización.