Así es como PUEDES simplificar tus equipos hidráulicos móviles y ahorrar dinero

martes, 29 de mayo de 2018

CAN significa Controller Area Network (Red de Área de Controlador), un sistema de BUS en serie que sirve para conectar dispositivos en sistemas o subsistemas. El protocolo de red CAN apareció a mediados de la década de los ochenta en la industria de la automoción, cuando surgió la necesidad de controlar diferentes subsistemas del vehículo, como el motor, la dirección, los dispositivos de señalización, etc.

El protocolo CAN se estandarizó en la norma ISO 11898 y su uso está cada vez más extendido, pasando de aplicarse únicamente en la industria de la automoción a incorporarse en maquinaria pesada de alta gama destinada a la construcción, la manipulación de materiales, la silvicultura o la agricultura.

¿Cómo funciona la tecnología CAN?

La comunicación CAN se entiende mejor de la siguiente manera: en lugar de enviar un mensaje del componente A a la unidad B, el mensaje se transmite. Así, cada componente es capaz de escuchar y recopilar la información relevante para dicho componente en particular y actuar en consecuencia.  Cada uno de los componentes escucha activamente y solo actúa cuando el mensaje se dirige a él.

En caso de emergencia, cada componente individual puede enviar la correspondiente advertencia. De este modo, el resto de los componentes CAN pueden identificar el componente del que procede la llamada de emergencia y adoptar las medidas programadas previamente.

Los componentes CAN se comunican mediante un protocolo, que puede compararse con un lenguaje. Los diferentes protocolos que existen en el mercado se adaptan a las aplicaciones en las que se utilizan y los dispositivos que suelen conectarse a través de una red CAN son sensores, actuadores y otros dispositivos de control. El protocolo CANopen es especialmente idóneo para las aplicaciones móviles.

El uso de la tecnología CAN aumenta la flexibilidad de un sistema. Una de las ventajas más evidentes es la reducción del cableado: un único bus de dos hilos es todo lo que se necesita para conectar varios dispositivos CAN. Esto reduce los costes, simplifica el diseño mecánico y facilita la inserción de dispositivos adicionales en el sistema.

El uso de dispositivos compatibles con CAN está creciendo rápidamente en vehículos pesados de carretera y todoterreno, así como en máquinas con controles electrohidráulicos. Sin embargo, para no usar la tecnología CAN de forma indiscriminada, es importante conocer las ventajas de los dispositivos compatibles con CAN.

Primera ventaja de CAN: reducción de los costes de instalación mediante un cableado simplificado y menos módulos I/O.

En comparación con las soluciones analógicas, CAN es una forma increíblemente robusta y rentable de controlar maquinaria compleja con un extenso cableado.

La simplificación del cableado y la reducción del número de módulos de I/O proporcionan las mayores ventajas en máquinas de gama alta con muchos controles que requieren un extenso cableado. Además, tanto los propietarios de las máquinas como los operadores valoran muy positivamente el hecho de que se puedan añadir prestaciones adicionales a las máquinas a un coste muy nominal.

Segunda ventaja de CAN: reducción de los costes operativos gracias a una fiabilidad elevada y al aumento del tiempo de actividad

Como con cualquier red, otra de las ventajas principales de CAN es que permite compartir recursos e información entre dispositivos. Esto significa que un sensor puede compartirse fácilmente entre dos o más controladores, o que dos controladores pueden compartir información sobre sus respectivos subsistemas. En vez de utilizar comunicaciones punto a punto, todos los dispositivos de una red CAN pueden comunicarse con todos.

De este modo, el diagnóstico del sistema puede centralizarse y simplificarse. Puesto que un dispositivo individual puede acceder a todos los demás dispositivos de la red CAN, es posible centralizar las herramientas de diagnóstico en un único punto de acceso. La disponibilidad de datos en tiempo real posibilita la supervisión del estado y el mantenimiento predictivo. Durante el funcionamiento, a los operadores les resulta sencillo localizar un fallo y solucionar el problema, con lo que se reduce significativamente el tiempo de inactividad del equipo. 

Las funcionalidades de registro y grabación de los componentes CAN se combinan con soluciones telemáticas avanzadas que permiten actualizaciones y servicios a distancia, el control de la eficiencia, la gestión de flotas o la seguridad del operador.

Tercera ventaja de CAN: rapidez en el diseño, la instalación y la puesta en servicio

Los fabricantes de maquinaria pueden reducir los costes de desarrollo utilizando componentes compatibles con CAN. De esta forma, sus ingenieros de diseño pueden construir aplicaciones de control complejas sin necesidad de emplear cableado punto a punto. El resultado es una reducción del número de módulos I/O, cables y conectores, lo que disminuye a su vez los posibles fallos del sistema.

El diseño simplificado del sistema y la integración sencilla de los componentes en el conjunto aceleran el tiempo de comercialización y, además, permiten ahorrar tiempo y dinero en la fase de desarrollo.

Cuarta ventaja de CAN: facilidad de personalización y retrofit

Los productos CAN son «abiertos» y permiten su personalización. Esto significa que los ingenieros de diseño pueden utilizar las prestaciones exactas que necesitan para cada aplicación específica.

El uso de CAN también simplifica los procesos de reajuste. Los fabricantes pueden elegir la mejor solución para sus necesidades, intercambiar dispositivos entre redes CAN y retroadaptar la maquinaria con módulos adicionales.

Nuevos transmisores CAN de Danfoss

Para satisfacer la creciente demanda de componentes compatibles con CAN, Danfoss ha lanzado dos nuevos transmisores CAN: el DST P92C (presión) y el DST T92C (temperatura) para sistemas hidráulicos móviles.

La moderna tecnología de bus de campo reduce los costes de cableado y ofrece nuevas oportunidades para la supervisión del estado y el mantenimiento predictivo.

La comunicación CAN estandarizada permite la compatibilidad con dispositivos y sistemas de distintos fabricantes.

Este documento se facilita únicamente con fines informativos. Es responsabilidad de los lectores valorar por sí mismos la información de este documento.

Más información sobre los transmisores DST P92C y T92C