Supermercados convertidos en proveedores de calefacción

lunes, 5 de octubre de 2020

Un supermercado danés cubre el 95% de su demanda de calefacción a partir de sus propios frigoríficos. La cadena ha instalado unidades de recuperación de Danfoss y consiguió reducir a la mitad su huella de CO2 en cinco años. Imagine si esto se llevara a cabo en todos los supermercados de todo el mundo.

Mother with child in supermarket cooling section
El supermercado Super Brugsen de Augustenborg (Als, sur de Dinamarca) recicla el 95% del exceso de calor generado por el sistema de refrigeración.

Mantener los alimentos frescos hace que los contadores de energia funcionen a toda velocidad en un supermercado. En la actualidad, los supermercados consumen el 2% de la electricidad en la región y en cada supermercado hasta el 40% del consumo de electricidad se destina a la refrigeración. Sin embargo, un supermercado danés ha logrado un considerable ahorro energético reutilizando el exceso de calor que de lo contrario sería desperdiciado.

El exceso de calor de los frigoríficos y congeladores es recogido para calentar el establecimiento y suministrar agua caliente de uso doméstico. Además, el exceso de calor del supermercado se envía a la red de calefacción del distrito para calentar las viviendas cercanas de los clientes.

Esta solución de recuperación de calor de Danfoss garantiza una recuperación eficiente del calor del sistema de refrigeración y apenas se desperdicia calor: el sistema recicla el 95% del exceso de calor

Lars G. Andersen, Director, BALS - Brugsen for Als og Sundeved
Lars G. Andersen, Director, BALS - Brugsen for Als og Sundeved

La cadena local de supermercados BALS - Brugsen for Als og Sundeved ha modernizado 12 de sus 13 establecimientos, instalando en cada uno de ellos una unidad de recuperación de calor. Durante los cinco últimos años han invertido en la transición a la energía verde y han invertido más de 14 millones de euros en modernizar sus supermercados.

»No queremos desperdiciar nada, ni siquiera el exceso de calor procedente de nuestros frigoríficos», señala Lars G. Andersen, Director de BALS - Brugsen for Als og Sundeved, quien continúa: »Nuestros planes para poner en marcha nuestra transición energética fueron correctos y ahora estamos recogiendo los beneficios. Hemos ganado experiencia en nuestro establecimiento piloto en Høruphav y la hemos aprovechado para optimizar todos nuestros establecimientos continuamente. Danfoss nos ha ayudado a allanar el camino para que nuestros establecimientos alcancen una mayor eficiencia energética».

Uno de los 12 establecimientos es el de Per Beierholm. Desde que se instaló el sistema de recuperación de valor ha ahorrado un 70% en la factura de calefacción del distrito.

Per Beierholm, store manager
Per Beierholm, Encargado del Establecimiento

»Tenemos previsto cambiar nuestro sistema de refrigeración de todas maneras, por lo que hemos decidido implantar un sistema basado en CO2 y una unidad de recuperación de calor. Desde su instalación hemos reducido alrededor del 70% los costes de calefacción de nuestro distrito y un 37% la factura eléctrica. El exceso de calor cubre la calefacción de nuestro establecimiento y el suministro de agua caliente. Con el exceso de calor que generamos podemos calentar unas 15 viviendas del vecindario», señala Per Beierholm.

Desde 2015, BALS ha reducido su huella de carbono un 43% para electricidad, agua y calefacción.

»Hemos decidido que todas nuestras inversiones irán siempre destinadas a soluciones de energía verde. Queremos que nuestra huella sea más verde y trabajamos para ello. Queremos demostrar que este tipo de sistema funciona y dar a conocer sus enormes beneficios a otras personas. Nos hace sentir bien que seamos capaces de hacer algo por el clima», afirma Lars G. Andersen.

Cada año se instalan o modernizan 100.000 supermercados en todo el mundo.

»Los supermercados obtienen enormes beneficios al recuperar el calor gracias a su ahorro potencial y su reducción de la huella de carbono. Cuanto mayor es el establecimiento, más corto es el tiempo de amortización con un promedio de solo dos años. Es el calor más barato que puede conseguir un establecimiento. La ventaja añadida es que los sistemas de refrigeración pueden convertirse en una parte integral de la red de calefacción distribuida del distrito», señala Hans Ole Matthiesen, Director de Marketing Global de Danfoss Cooling.

Como funciona

En los supermercados, los sistemas de refrigeración, generan un exceso de calor, que de otra forma, pudieran ser desaprovechados. Las soluciones de  recuperación de calor verde, de Danfoss asegurar la correcta recuperación de calor, procedente de sistemas para las siguientes aplicaciones.

  • Calefacción en el supermercado
  • Agua caliente sanitaria
  • Aportar calor, a una red de distrito próxima

Con estas soluciones, apenas hay calor desaprovechado, ya que se puede reutilizar el 95% de los excesos de calor. Los sistemas de refrigeración, utilizar refrigerantes  naturales son altanamente eficiente, con bajo impacto ambiental.

Aprenda más acerca de sistemas inteligentes de energía en supermercados